noticiasCensuradas.com.ar

Aqui se publica todo lo que los medios de los poderosos SILENCIAN

Entrevistas

chomsky.jpgENTREVISTA A NOAM CHOMSKY

“AMÉRICA LATINA ES EL HOGAR DE LOS MOVIMIENTOS POPULARES MÁS SIGNIFICATIVOS DEL MUNDO”
Entrevista con Noam Chomsky, por Fernando Bossi.

Chomsky abarca distintos temas relacionados con el papel de EE.UU. en Nuestra América, su hegemonía y asimismo, da su opinión sobre el futuro de los pueblos que hoy luchan por su verdadera independencia.

Noam Chomsky, nuestro entrevistado para Correos para la Emancipación, nació en 1928 en Filadelfia, Pensilvania, EE.UU. En la Universidad de Pensilvania estudió filosofía y lingüística, donde se doctoró en 1955. Es doctor honoris causa de más de 30 universidades, entre ellas, las de Londres, Chicago, Georgetown, Buenos Aires, Columbia, Pisa, Harvard y Nacional de Colombia.

Su actividad como militante de la izquierda intelectual es reconocida internacionalmente. Durante la guerra de Vietnam se destacó como firme opositor a la misma, lo que fue el inicio de su trascendente postura crítica contra el sistema gubernamental estadounidense.
En su trabajo académico e intelectual se adentra en los terrenos de la lingüística, la comunicación, la política, la economía y la sociología. Su obra, la mar de prolífera, comprende más de treinta libros donde expone tanto su teoría lingüística (es reconocido como el padre de la gramática generativa transformacional) como su crítica al sistema, además de cientos de artículos de análisis político en los cuales analiza los mecanismos de censura y las debilidades del sistema democrático en el campo de la comunicación.

En nuestra entrevista con el director de Correos para la Emancipación, Fernando Bossi, Chomsky abarca distintos temas relacionados con el papel de Estados Unidos en Nuestra América, su hegemonía y asimismo, da su opinión sobre el futuro de los pueblos que hoy luchan por su verdadera independencia.

Fernando Bossi: La opinión pública mundial es un campo de batalla donde muchas veces, y en los últimos años principalmente, las políticas imperialistas de los Estados Unidos han sufrido severas derrotas. El caso de la invasión a Irak es un ejemplo. Ahora, ¿qué otros casos usted podría mencionar? y ¿cómo analiza usted el hecho que si bien la opinión pública internacional se manifestó adversa a la invasión estadounidense a Irak, ésta no pudo evitarla?

Noam Chomsky: La administració n Bush ha sido sorprendente en su capacidad para antagonizar la opinión mundial, asunto tras asunto. Como muestran las encuestas internacionales habituales, el miedo y a menudo el odio hacia Estados Unidos se ha elevado paulatinamente durante los años de Bush, a alturas notables -aunque las encuestas más cuidadosas revelan que el miedo y el odio son dirigidos contra la política, no hacia la población o la sociedad-. Los casos más allá de Irak pueden ser seleccionados casi al azar. Tomemos Líbano, donde «hace un año las proporciones que vieron a Estados Unidos favorablemente (40 %) e infavorablemente (41 %) estaban casi niveladas» (Encuesta Gallup). Hacia septiembre-octubre de este año, Gallup encontró que «el doble de los libaneses está ahora inclinado a expresar probablemente una opinión negativa total contra Estados Unidos (59 %) como uno positivo (28 %). Casi la mitad de los libaneses (47 %) va tan allá como para decir que ellos tienen una ‘muy desfavorable’ opinión de Estados Unidos». La razón, desde luego, fue el ataque salvaje de verano que destruyó la mayor parte de Líbano una vez más, y que los libaneses, correctamente, lo consideran como una invasión Estados Unidos-Israelí .

La administración también ha tenido éxito en antagonizar la opinión de la élite en su propia casa. La crítica dentro de la corriente principal de la élite ha sido de una dureza sin precedentes. En los círculos más respetados dentro de la erudicción estadounidense y de análisis político, Bush ha sido condenado por seguir el curso del fascismo japonés (Arthur Schlesinger) y conducir al mundo hacia «el juicio final» o hasta «el pronto Apocalipsis» (John Steinbrunner, Robert McNamara). Un comentarista distinguido, que escribe en el diario más moderado y respetable del país, acusa a los asesores jurídicos de Bush por «la articulación, de parte de la administració n Bush, de una visión de la autoridad presidencial que está del todo muy cercana al poder que Schmitt estaba dispuesto a conceder a su propio Führer», refiriéndose a «Carl Schmitt, el principal filósofo alemán en jurisprudencia durante el período Nazi y la verdadera eminencia gris de la administració n» (Sanford Levinson, en el diario de la Academia Americana de Artes y Ciencias). Y es fácil seguir. Palabras como estas son escuchadas rara vez en el corazón del Establishment.

La oposición global por la invasión de Irak fue aplastante. En Europa, el apoyo llegó escasamente hasta el 10 %. Esta era también la primera vez en siglos de Imperialismo Occidental que una guerra fue protestada masivamente- en Estados Unidos también – antes de que hasta oficialmente fuera iniciada (aunque descubrimos de documentos británicos escapados a la luz pública, que estaba ya en camino, contrario a las mentiras piadosas de Blair y Bush). Si las protestas hubieran sido sostenidas, es dudoso que Washington pudiera haber procedido. Pero las protestas no continuaron, al menos en un nivel suficientemente visible y enérgico. El poder centralizado sistemáticamente desatiende la opinión pública cuando se incurre en poco coste. Es muy fácil de ilustrar, a través de la historia. Sólo para revisar algunos ejemplos actuales, 2/3 de los americanos favorecen las relaciones diplomáticas con Cuba, números que han sido bastante estables ya que la encuesta comenzó hace 30 años (Gallup). La organización principal que supervisa actitudes públicas sobre asuntos internacionales encontró en noviembre que «una gran mayoría (75 %) prefiere tratar ‘de construir mejores relaciones’ con Irán, antes que ‘presionarlo con amenazas implícitas como que Estados Unidos puede usar la fuerza militar contra ellos’ (22 %)» (Programa sobre Actitudes Internacionales de Política). Tales resultados, que son usuales, tienen poco efecto sobre la política a no ser que las opiniones sean manifestadas en una manera que genere costes para el poderoso. En gran parte de las sociedades despolitizadas, en las cuales el pueblo siente que no puede desempeñar ningún papel serio en asuntos políticos, los centros de poder tienden a concluir que pueden actuar como prefieran.

Fernando Bossi: ¿La actual hegemonía estadounidense a nivel planetario, será reemplazada por otra de características similares o existen posibilidades de avanzar hacia un mundo multipolar?

Noam Chomsky: Por ahora, la hegemonía americana descansa sobre bases inseguras. Al final de Segunda Guerra Mundial, los hechos fueron diferentes. Estados Unidos tenía literalmente la riqueza de la mitad del mundo y seguridad y poder incomparables. Los líderes políticos estaban bien conscientes de esto, y desarrollaron proyectos sofisticados para controlar la mayor parte del mundo bajo sus intereses – lo que significó, esencialmente, los intereses de grupos dominantes nacionales, principalmente el sector corporativo, para entonces moviéndose a su etapa multinacional. Como explicó más tarde el Departamento de Comercio de Reagan, el Plan Marshall «preparó el escenario para la inversión privada directa de grandes cantidades en Europa desde Estados Unidos», trazando el trabajo preliminar para las Corporaciones Transnacionales que cada vez más dominan la economía mundial. Esto era «la expresión económica» del «marco político» establecido por los planificadores de la posguerra, mientras «el negocio americano prosperó y se amplió bajo instrucciones de ultramar… abastecido al principio por los dólares del Plan Marshall» y protegido «de acontecimientos negativos» por «la sombrilla del poder americano» (Business Week, 1975).

Pero esa «edad de oro» de la intervención de Estado en la economía internacional fue desafiada según las economías industriales se recuperaron del desastre del tiempo de guerra, y la descolonizació n cambió el carácter del control global. Por los años 70, la participación de Estados Unidos en la riqueza global había declinado cerca de 25% — aproximadamente su nivel en la preguerra — y la economía internacional era «tripolar», con tres regiones aproximadamente comparables: Norteamérica, Europa, Asia, con Japón como base. En aquel tiempo las reglas neoliberales fueron impuestas donde fue posible, conduciendo sistemáticamente al desastre económico donde las reglas fueron seguidas (notablemente América Latina) mientras el crecimiento muy rápido ocurrió donde no hicieron caso de ellas (notablemente Asia Oriental). India y China están retornando lentamente a un papel importante en el mundo, aunque es poco probable que logren algo como su estado mundial antes de las conquistas europeas, cuando ambos países fueron los centros comerciales e industriales del mundo. Estados Unidos se mantiene como la economía más rica del mundo, con ventajas sin par, pero ya no reina en supremacía.

El bienestar a largo plazo de la economía también ha enfrentado serios embates por la administració n Bush, que un desconcertado observador marciano pudiera concluir se dedica a perjudicar a la población de Estados Unidos tan seriamente como sea posible – aparte de los muy ricos, que están prosperando con enorme empuje. Para citar solamente un ejemplo actual, los interventores de la Oficina de la Responsabilidad del Gobierno acaban de divulgar que las responsabilidades totales y las comisiones flotantes del gobierno se elevaron a cerca de $50 trillones, por encima de $20 trillones cuando Bush tomó posesión del cargo. Es uno de los muchos severos legados dejados a las futuras generaciones.

En una dimensión, Estados Unidos reina soberano: Poder militar. Sus gastos militares son aproximadamente iguales a aquellos del resto del mundo combinado, y tecnológicamente es más avanzado, y ahora moviéndose adelante para militarizar el espacio con la oposición casi unánime en las Naciones Unidas, además de analistas estratégicos, que advierten que estos pasos aumentan considerablemente la amenaza «del juicio final».

Sin embargo, la capacidad para controlar por la violencia ha estado disminuyendo. Irak es un ejemplo. Si Estados Unidos falla en mantener el control de Irak, el asimiento de parte de Estados Unidos de los principales recursos de energía del mundo podría ser amenazado, un golpe contundente a los principios fundamentales de la política global. América Latina es otro ejemplo, en este caso uno de profunda preocupación para Estados Unidos no sólo por lo material, sino también por motivos ideológicos. Si Estados Unidos no pudiera controlar a América Latina, el Consejo Nacional de Seguridad determinó hace años que, no podría esperar «alcanzar un dominio exitoso en otra parte del mundo».

No hay ninguna perspectiva plausible de surgimiento de otro poder hegemónico, y hay al menos aperturas para la posibilidad que los pueblos del mundo sean capaces de tomar un control mucho más significativo de su propio destino.

Fernando Bossi: «Otro mundo es posible», es la consigna del Foro Social Mundial. ¿Cómo usted se imagina ese otro mundo posible y sobre qué ejes se podría construir?

Noam Chomsky: A través de la historia ha sido cierto que «otro mundo es posible», y la posibilidad ha sido llevada a cabo consecuentemente, al menos en parte. Es por eso que no vivimos conforme a las reglas de reyes o señores feudales, o toleramos la esclavitud y otras prácticas inhumanas, y por qué hubo, con el tiempo, éxitos sustanciales en la extensión de la justicia y la libertad. Voces de privilegiados han proclamado periódicamente «un final de la historia» en una utopía de los amos, y siempre han probado ser incorrectas. No hay ninguna razón de por qué este largo proceso histórico debiera llegar a un final. Constantemente hay nuevos desafíos, pero gracias a las luchas de nuestros precursores, éstos pueden ser enfrentados a un nivel más elevado que antes. ¿Cómo? Si hubiera alguna fórmula mágica, alguien seguramente nos habría dicho sobre ella. Los únicos caminos conocidos son aquellos que han sido usados en el pasado, a menudo con bastante eficacia. De manera consistente, la libertad y la justicia no han sido regalos concedidos desde arriba, sino más bien derechos ganados desde abajo, por la lucha popular y el compromiso, tomando muchas formas diferentes, como el cambio de las circunstancias y de objetivos, sin una fórmula fija.

Incluso, aunque muy a menudo no haya sido claramente articulado, podemos, pienso, discernir que un principio fundamental que ha motivado a los participantes en estas luchas es que la autoridad y dominación y la jerarquía no se «autojustifican» . Llevan una carga pesada de prueba. Deben demostrar que son legítimos, y si fallan en hacerlo, que es generalmente el caso, deberían ser desmantelados, como se ha hecho en el pasado. Hay un largo camino por andar en esta búsqueda de una existencia humana digna, y la oportunidad amplia de llevarla hacia adelante.

Fernando Bossi: La agresiva política exterior de los Estados Unidos se sostiene también sobre un apoyo significativo de su propia ciudadanía ¿es correcta esta afirmación?, de ser así ¿es posible en estos momentos revertir esa tendencia? ¿Qué rol ocupará en un futuro, según su criterio, el bloque Latinoamericano Caribeño de Naciones? ¿Qué valor estratégico le otorga a la unidad de países de América Latina y el Caribe? ¿Se concretará en el siglo XXI el sueño de Simón Bolívar?

Noam Chomsky: El término «tolerancia» es generalmente más exacto que «apoyo». Ha habido épocas de verdadero apoyo a la política extranjera: por ejemplo, durante la Segunda Guerra Mundial. Pero el apoyo es generalmente tibio, y tiene que ser despertado espantando a la población con las imágenes de demonios alrededor para destruirnos, alcanzando a veces proporciones que serían cómicas si los efectos no fueran tan trágicos. Por ejemplo, en 1985, cuando Reagan, temblando en sus botas de vaquero, declaró una Emergencia Nacional en el miedo por las hordas nicaragüenses que estaban solamente a dos días de viaje de Harlingen, Texas. Es bastante usual para el público oponerse a la política exterior, como en los casos que mencioné: Cuba e Irán. Y hay muchos otros. El abismo entre la opinión pública y la política pública es muy grande. Ambos partidos políticos están muy a la derecha de la población sobre una multitud de cuestiones primordiales, una razón de porqué las elecciones tienen que ser controladas de tal modo para evitar discusiones y enfocar en imágenes e ilusión. Las elecciones son controladas por las mismas instituciones que venden el dentífrico y automóviles con anuncios de TV, y mercadean a los candidatos de igual modo. Uno no espera aprender sobre una materia de un anuncio de TV, bien sea que lo que se esté mercadeado fuese un dentífrico o un candidato.

Hay poca duda que la tolerancia o el apoyo basado en el miedo fabricado pueden ser invertidos, como ha sucedido en el pasado. Pero tales acontecimientos no ocurren por sí solos. Requieren la acción concertada, y la solidaridad internacional – que, afortunadamente, en años recientes se ha elevado por entero a nuevos niveles, un desarrollo muy prometedor, simbolizado por los movimientos de solidaridad, los foros sociales, y mucho más.

Volviendo a América Latina, Centroamérica al menos temporalmente ha sido sometida por el terror Reaganita. México siempre ha sido sumamente volátil. En 1990, un Taller de Desarrollo de Estrategia de la América Latina en el Pentágono 1990 encontró que las relaciones estadounidenses con México eran «extraordinariamente positivas», aunque los participantes expresaran preocupaciones tales como que «una apertura democrática» en México podría poner a prueba la relación especial al llevar a la dirección un gobierno más interesado en «desafiar a Estados Unidos en los argumentos económicos y nacionalistas» . Un objetivo primario del Tratado de Libre Comercio (NAFTA) era «encerrar a México» dentro de las reformas neoliberales de los años 1980, que tenían sus consecuencias habituales, de modo que incluso si una temida «apertura democrática» ocurriera, los esfuerzos populares para «desafiar a Estados Unidos sobre razones económicas y nacionalistas» serían impedidos según las obligaciones del tratado, y según las disposiciones económicas y sociales que NAFTA institucionalizarí a. Pero aquella contienda está lejos de terminar.
Desde Venezuela a Argentina, América Latina ha estado sacudiéndose el control, y por primera vez desde las conquistas españolas está moviéndose hacia adelante en lo que podría ser la exitosa integración, un requisito previo para la independencia significativa. Ambos de los instrumentos tradicionales de predominio han estado perdiendo su eficacia: violencia y control económico. Y América Latina comienza a llegar a acuerdos en algunos de sus terribles problemas internos. Los siglos de predominio imperial dejaron las sociedades que en gran parte fueron separadas una de la otra, pero también bruscamente escindidas internamente, con una pequeña élite rica, típicamente blanca, orientados hacia el Oeste antes que a la región y con poco interés por la población nacional.

Los contrastes con el Asia Oriental en varias décadas pasadas son instructivos. América Latina es mucho más rica en recursos, pero se ha quedado muy atrás. Más bien generalmente, a partir de los años 1980 América Latina ha sido un estudiante fiel de las máximas neoliberales, y la vasta mayoría ha sufrido; Asia Oriental en gran parte no hizo caso de ellas, y se desarrolló. América Latina lidera al mundo en la desigualdad; Asia Oriental ha sido relativamente igualitaria. América Latina estaba más abierta a la inversión libre extranjera y a la importación de objetos de lujo para el rico, lo que algunos analistas han llamado «el encanto del extranjero». En Asia Oriental la inversión fue dirigida por la política nacional, que también insistió en la transferencia de tecnología, y las importaciones fueron enfocadas en bienes de capital para el desarrollo. El desarrollo económico latinoamericano permanece en gran parte concentrado en la exportación de bienes primarios, mientras Asia Oriental ha planificado su subida en la escala del desarrollo con la manufactura y avanzó en la tecnología en mucho mayor grado. Por estos y otros motivos el modelo de desarrollo ha sido drásticamente diferente.

Pero las cosas están cambiando. América Latina es el hogar de los movimientos populares más significativos del mundo. Hay un despertar de las poblaciones indígenas. Éstas son fuerzas poderosas para la democratizació n, justicia social, e independencia y progreso económicos. Por estos y muchos otros medios, Sudamérica se ha convertido en la región más apasionante del mundo. En parte como una consecuencia de su larga lucha contra la dominación extranjera, América Latina, en el pasado, ha conducido al mundo en el progreso hacia la justicia social y derechos humanos. El Nuevo Trato de Roosevelt estuvo inspirado en parte por la jurisprudencia latinoamericana liberal y la rebelión contra la autoridad impuesta. La Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es un punto significativo de referencia para el progreso, lejos todavía de alcance, pero no menos relevante en articular y en guiar las aspiraciones. Su enfoque sobre derechos sociales, económicos y culturales debe mucho a iniciativas latinoamericanas en la formulación de la Declaración. Las palabras pueden adquirir un significado más rico por las nuevas fuerzas sociales que están emergiendo. Los pasos hacia la integración están vacilantes, pero son prometedores: dos ejemplos, sólo hace pocas semanas, la Conferencia de Líderes Sudamericanos en Cochabamba y los pasos adelantados hacia un Parlamento Mercosur en Brasilia un poco después.

Los asuntos humanos son notablemente difíciles de predecir — por una razón, porque los resultados dependen fuertemente de la voluntad y la elección. Podemos mirar esto como un pronóstico optimista.
—————————————————————————————————————————————————————

solanas.jpgPino Solanas: “¿Se puede o no se puede?”

(AW). Entrevista a Pino Solanas realizada por los periodistas Patricia Chapitel y Oscar Castelnovo.

[Mas:]

La diversidad de facetas que marcó su vida es, acaso, la característica sobresaliente de este experimentado guerrero, quien desde hace más de cinco décadas libra cientos de batallas, siempre del mismo bando: el de los más débiles, el de los rebeldes, el de “los nadies”. Otra seña de identidad es un punto cardinal: El sur. Ese fue el rumbo que signó su cine, su actividad política y los caminos que lo condujeron por originales circunstancias de una vida intensa. A saber:
Encuentro con intelectuales peso pesado, cuando solo era “un pendejo inquieto”: Cook, Walsh, Wernicke, Scalabrini Ortíz, Jauretche, Hernández Arregui y Rodolfo Ortega Peña, entre muchos otros.

Promediando los ’70 fue amenazado de muerte por la Triple A. Ya en 1969 había fundado el grupo Cine Liberación junto a Octavio Getino, e impulsado con “ La Hora de los Hornos” el desarrollo de un circuito alternativo de difusión a través de organizaciones sociales y políticas, que formaron parte de la resistencia.

En 1975 realizó “Los Hijos de Fierro”, su primer largometraje de ficción. En 1976 un comando de la Marina intentó secuestrarlo. Fue entonces, que partió al exilio hacia España y luego a Francia donde realizó, en 1980, el documental “La mirada de los otros”. Durante su destierro participó en varias organizaciones de solidaridad con las Madres de Plaza de Mayo y los demás entidades de defensa de los derechos humanos, denunciando internacionalmente la represión en la Argentina.

En París, con Envar El Kadri, Arianne Mouskhine, Miguel Ángel Estrella y otros artistas e intelectuales, participó en la creación de la Asociación Internacional en Defensa de los Artistas.

En 1983, regresó a Buenos Aires y en 1985 filmó “Tangos, El Exilio de Gardel”, que obtiene los máximos premios en el Festival de Venecia y de La Habana. En 1988 terminó Sur que fue premiada en Cannes.

Durante la segunda década infame que vivió el país, en los 90, seis balas le atravesaron las piernas en represalia a sus denuncias contra el poder. Hoy los sueños con rumbo Sur permanecen invariables en él. Se hallan proyectados en su cine, en la política –será candidato a presidente y senador este domingo 28 de octubre-, en su pasión por la historia y en su obstinado empeño en transformar una realidad argentina y latinoamericana que le duele en su costado izquierdo. En este extenso diálogo con A.W., Pino Solanas –de él se trata-, explicó cómo y por qué se puede poner la proa hacia un horizonte de “justicia y dignidad”

-¿Qué recuerdos vienen de tu niñez?

– Recuerdo los juegos entre nosotros que éramos una familia numerosa, se inventaban los juegos y cada edad tiene los suyos. Viene el Olivos de los años cuarenta, un Olivos de calles con empedrado y de casas grandes, los jardines eran grandes. ¡Uh! nos divertíamos mucho, nosotros éramos cinco, pero además venían los amigos del barrio. Recuerdo ese Olivos del botellero, la leche, la verdura, el panadero, todos con carro. ¡Ah! Y el río, el olor del río, porque luego de los 12, el gran programa era ir al río. Ya a los 14, era ir a buscar a las chicas a las salidas de los colegios, porque no había colegios mixtos. Y después ir al cine, estaba el cine York, las fiestitas que se organizaban en las casas, yo me he divertido mucho en mi adolescencia. Era un Olivos muy apacible. Fui al Colegio Nacional San Isidro, el único nacional que había. Entonces era Olivos, La Lucila , Martínez, San Isidro hasta San Fernando, era todo una misma movida. Toda la zona Norte era una aldea grande, no tiene nada que ver con lo que vino después, nadie tenía auto. Quizá “¡uy!, a aquél le presta el coche el viejo”. Para nosotros era un Olivos de bicicleta.

-¿Y después?

-Ya sobre el final de la adolescencia fue el despertar de mis inquietudes, las lecturas. Todo eso tipo de cosas. Y cambiaron las amistades. Cada edad en la vida tiene sus amistades. En Olivos había además un semillero intelectual muy interesante. Vivian grandes escritores.

-¿Cómo comenzaste a vincularte con ellos?

-En los famosos asados de Enrique Wernicke, el autor de ‘’ La Rivera ’’ y el autor de innumerables sainetes y cuentos , el autor de ‘’El agua’’, un extraordinario escritor. Él había inventado “el asado de lo de Enrique” que empezaban los sábados a la mañana: prendía el fuego y, a veces, estaba y otras no. Era un asado de puertas abiertas, cualquiera podía ir con el amigo que quisiera, llevando carne y vino. Enrique decía “nunca seré esclavo de mis amigos”, él se iba y los íntimos sabían dónde estaba la llave. Bueno, ahí yo conocí a los grandes escritores argentinos y algunos extranjeros. Estaban Juan José Manauta, Juan Gelman, Portantiero, Roberto Cossa, Lucci el poeta, Gerardo Pizzarello, Miguel Angel Bustos, que lo desaparecieron durante la dictadura. Era una peña extraordinaria, gente de la izquierda como Agosti, Rodolfo Walsh, todo eso pasaba por los asados “de lo de Enrique”, 20 años de intensos asados. Y también era el Olivos cinematográfico, porque vivían muchos directores: Torre Nilson, y Aníbal González Paz, que era el fotógrafo estrella de la época, Mignoli y Barreto, Lucas Demare. Ahí estaban los estudios Lumington, y cerca estaba Argentina Sono Film.

“Yo era un pendejo inquieto”

-¿Y tu relación con Scalabrini Ortiz y Jauretche?

-Vivía a dos cuadras de la casa de Scalabrini Ortiz, y estudiaba con su hijo, Yuyo. He ido tantas veces a la casa de los Scalabrini como Yuyo venía a casa. He hablado muchas veces con él y, además, en el año 56 comencé a colaborar como crítico musical en la revista “Qué”, tenía 20 años y trabajé allí durante tres años. Por ahí pasaron grandes escritores argentinos, y conocí sus libros y la dignidad que tenía Scalabrini Ortiz, también los de Jauretche. Yo me encendí en esos libros, y al mismo tiempo tenía la inquietud como para seguirlos, ir a las charlas, a escuchar a Jauretche. También iba al centro, por supuesto obligado en tren, y a la vuelta pasaba por el bar Castelar para ver si lo enganchaba a Jauretche, pero no porque yo era un amigote de él. Uno iba y estaba feliz porque lo dejaban acercarse a la mesa, a escuchar. Y lo mismo hice con el Gordo Troilo, con el Polaco Goyeneche y con Piazzolla. Yo los seguía a bares, a donde tocaban los esperaba a la madrugada, para aprender de ellos. Una condición que tuve fue saber aprender de los que me antecedían. De todos ellos aprendí.

¿Qué aprendiste del Polaco?

-Su humanidad y un sentido poético, su intuición innata para interpretar la poesía del tango. No hubo nadie como él que desentrañara el sentir hondo de ese drama poetizado que es el tango. A parte, el Polaco era un tipo sencillo, pensá que ganó fortunas y vivía en una casa modesta en la calle Melián, de esas casas como “chorizo”. El primer día que fui me dijo: ‘’vení que te voy a mostrar la ventana que tengo”, y enseguida me di cuenta que no había ninguna ventana, la anteúltima casa era la de él, entramos y me dijo ‘’mira’’ hizo así (señaló) y dijo ‘’esta es la ventana”. Y era el patio, el patiecito interno, ahí tenia doscientos jilgueros y el los individualizaba a cada uno. Un grande.

-¿De qué modo nació tu pasión por el cine?

-Mirá, no comencé por el cine exactamente, fue la música, me gustaba la literatura, el teatro, todo me encantaba, por todo ese ambiente que describí antes. Y también me apasionaba la música clásica, y por eso estudié piano y composición musical, pero no andaba bien. Y a los 22 ó 23 años viré hacia el estudio de teatro como una manera de acercarme al cine, porque no había escuelas de cine. Era mi gran pasión el cine, pero me parecía tan difícil llegar a eso. Después, la certeza de que el cine era la síntesis de muchos lenguajes. El cine no es solamente agarrar la cámara. Uno de los componentes esenciales del cine de ficción es la puesta en escena, recrear la realidad a través de actores. Por lo tanto, fue bueno aprender las artes de la dramaturgia y la dirección de actores, que es la esencia del teatro.

Veía mucho cine y me daba cuenta que los grandes directores tenían una importante formación teatral, como Victorio De Sica por ejemplo. O como Visconti quien fue uno de los más grandes directores de ópera y de teatro de Italia y de la Europa contemporánea.

Empecé por filmar un largometraje documental, “Seguir andando”, rodado acá por el río, una pequeña historia de amor. Y, el segundo, “Reflexión ciudadana”. Ahí ya estaba preparando, pensando un gran fresco sobre la Argentina , con contenido histórico, material de archivo, fotografía y muchísima información documental, sobre nuestro país. Quién era la Argentina , por qué sus crisis, cuál era la historia. Una suerte de cuestionamiento de la identidad cultural, de la identidad política, y ahí nació “La hora de los hornos”.

“El matrimonio Kirchner debería ser condenado varias veces por todas las injusticias cometidas”

-Pino, ¿Qué cosas te duelen de la Argentina?

-El derroche, el saqueo, la injusticia. Este es un país que podría ser extraordinario, con gobiernos que tuvieran algo de sentido popular y nacional para proteger a la Argentina , a su pueblo. Hoy el 40 por ciento de los argentinos trabaja en negro, ¿como se puede entender?

-Bueno, pero el gobierno frente a eso argumenta que venimos de una crisis muy profunda…

-Creo más bien que se trata de una mentalidad, yo no lo conozco bien a Kirchner, sólo hemos conversado una vez, el 6 de mayo del año pasado, pero nunca lo he seguido en Santa Cruz, no sé cuál es su formación cultural, cuál es su pensamiento. Tengo la impresión de que es un desarrollista, poco culto, con pocas luces, con poca mirada estratégica, tiene la mirada comercial de alguien que ha hecho negocios inmobiliarios.

-Más específicamente entre el 79 y el 82, en plena dictadura.

-Sí, él no es un industrialista, no tiene una visión global. Y que el 40 por ciento de los argentinos esté en negro, que la Ley de flexibilización de Menem continúe, que no haya sido capaz de reponer el cien por ciento de los aportes patronales, (sigue siendo el 50 que le otorgó Caballo), y por qué ¿por qué eso? De esos trabajadores una buena parte son semiesclavos, tres millones de parados,12 millones de pobres, 20 mil chicos en la calle, es inadmisible. El matrimonio Kirchner debería ser condenado varias veces por todas estas injusticias. Y lo que han hecho con el transporte, ¿quién sufre un transporte publico en la Argentina ?, los laburantes. Habría que condenarlos a viajar una semana como el laburante que se levanta en una barriada de Berazategui o de Esteban Echeverría y tiene que venir a trabajar a la Capital.

Entonces, tienen poco sentimiento de amor al país, poca defensa del interés de la nación. Hace unos días leí una página de Clarín, en los 4 años de Kirschner se vendieron 468 grandes empresas, no han hecho nada para evitar la extranjerización de la economía argentina. ¿No es una vergüenza que tenga que venir Chávez a auxiliar a Sancor? Con 45 mil millones de dólares en el Banco Central no a hecho nada para parar la extranjerización de la tierra, acá se venden y se anuncian que la venta de lagos, cerros, bosques y montes. Y encima de eso, cometió a mi entender un grave atentado al futuro de la Argentina y al futuro de la juventud, que es haber dado luz verde a las nuevas obras de privatización del petróleo y del gas de la Argentina. No bastaron las privatizaciones del petróleo y del gas de Menem que nos costaron mas de 200 mil millones de dólares de perdidas, YPF y Gas del Estado le daban una media de 8 a 9 mil millones de dólares anuales al Tesoro. Y cuando se pierde esto se cubrió el faltante pidiendo deuda externa al 10 por ciento de interés anual. Después de esa tragedia, pensamos que estos dirigentes iban a torcer el rumbo y la autocrítica la iban a hacer con los hechos, corrigiendo las políticas nacionales. Pues no, con toda impunidad traspasaron los yacimientos a las provincias y las provincias en este año han negociado la prórroga de las concesiones por otros treinta años.

Sur

-¿Cuáles son las propuestas centrales de Proyecto Sur?

-La primera es reestatizar el petróleo y el gas, negociar con todas las petroleras, primero hacer cumplir al ley de hidrocarburos vigentes, la 17.319. Ésta, en su articulo 34, dice que nadie puede tener mas de 5 años de explotación, y todas tienen 10, 20, 30 y hasta 40 años. Se trata además de hacer funcionar al Congreso. Es más, con un simple decreto para bajar los decretos de Menem, de la desregulación de la actividad petrolera y energética, y al mismo tiempo hay que propiciar una reforma de la Constitución , hay que modificar el articulo 124 que al final dice que los recursos del subsuelo le pertenecen a la provincia, esto se cambió en la reforma constitucional del 94.

En definitiva, la propuesta nuestra dice: rescatando el petróleo y el gas en 16 mil millones de dólares al precio de 80 dólares el barril, resulta una suma monumental, ¿para qué? Cinco grandes medidas. La primera: reparación urgente a los bolsones de miseria, de indigencia que no pueden esperar más, y eso tiene que ver con políticas sociales, con una fuerte inversión en salud, la salud preventiva. Política social es acabar con la pobreza y la indigencia. La segunda: reparación histórica es a los pueblos originarios, mediante el cumplimiento del articulo de la Constitución Nacional , y a la vez restituyéndole la tierra, y a la vez dotándola de una infraestructura básica para poder desarrollarse, caminos, aguas potables, hospital, educación, energía.

La tercera, es la reparación histórica de la juventud argentina, que fue la principal victima de los años 90, los más pobres no tuvieron la cuota de proteínas necesarias, otros tuvieron que abandonar la escuela o no ir a la universidad, no capacitarse, buscar un trabajo y se le cerraron las puertas. A infinidad de jóvenes lo que les quedó fue la condena a la marginación, la droga, el paco o el delito.

La cuarta, es la reconstrucción del polo industrial del Estado. Primero, la construcción de ferrocarriles. Una de las canalladas que se a producido de Menem a esta parte, es quitarle el transporte al pueblo trabajador, y entre ellos el ferrocarril, que sigue siendo el medio mas económico, menos contaminante y más popular y democrático, de menos accidentes, y al mismo tiempo el medio más moderno y el que puede llegar a cualquier pueblo aunque haya llovido un mes seguido. El tren enhebraba a todos los pueblos del interior y era el medio del comercio interregional, con esto quiero decir que es ir al auxilio de la reconstrucción de las economías interregionales, ir hacia la protección del productor que está en al base de la cadena productiva. En general, los productores tanto sean de manzanas como de yerba, como de lo que sea , están recibiendo el 10por ciento del precio venta de sus productos. La Argentina de Kirchner es la Argentina del modelo agro exportador, dominan los grupos exportadores de frutas, de cereales, etcétera. Entonces, hay que crear los institutos, donde el Estado, junto al productor, establece el precio base para que éste no quede a merced del monopolio que acumula.

-¿Y para el sector industrial?

-Tenemos un plan global de reconstrucción del sector, con fuerte apoyo a las PYMES, por supuesto, y volver al ejercicio de los derechos sociales: los derechos del trabajador, la estabilidad. ¿Porqué diablos siguen existiendo las Afjp en manos privadas, que encima se dan el lujo e invierten afuera, porqué regalarle ese negocio a los bancos, porqué no se restituye el 100 por ciento de los aportes patronales.

También hablemos de las medidas de reconstrucción del sector educacional y del sistema de salud. En ese sentido se necesita de un Estado fuerte, eficiente y moderno para defender al pueblo de los estafadores, de los especuladores, de los contaminadores del medio ambiente. Cuando no hay Estado, el Estado queda en manos del poder económico, por lo tanto, hay que profesionalizar y tecnificar lo más posible el cuerpo administrativo.

-¿Ese conjunto de medidas no necesitaría un contexto distinto, una reforma política enorme?

-Claro, que todo lo dicho necesita de una gran reforma política. Y nosotros hablamos de democracia directa, con revocatoria de mandatos, ir hacia una democracia social de fuerte participación popular con protagonismo de la gente, asambleas, etcétera. Necesitamos que la sociedad se renueve constantemente, que sea el protagonismo popular el que llegue a ocupar las bancas y junto a ellos trabaje un cuerpo de asesores y de profesionales altamente capacitados. No preciso ser medico para saber qué necesito en salud, la solución técnica me la darán los especialistas, pero yo lo que necesito es saber muy bien el tipo de hospital que necesita mi comunidad. En síntesis: reforma del Estado, reforma de las Constitución, democratizar las instituciones de la democracia, fuerte inversión en la Justicia para multiplicar los juzgados, no hay ningún juez que pueda atender dos mil causas.

Desde Cuba hasta la Patagonia

-Después del domingo, ¿cuál será la pelea Proyecto Sur?

-Aspiramos a conformar una gran movimiento nacional, democrático, popular, abierto. Un auténtico espacio de izquierda nacional, que luche por la transformación profunda de esta sociedad, retomando las banderas emancipadoras, desde la gesta de la independencia y por las distintas etapas que ha tenido la Argentina. Por supuesto, me refiero al ‘45, el Cordobazo, el 19 y 20, el Movimiento de Derechos Humanos y las organizaciones que trabajan en defensa del ecosistema, como la Asamblea de Gualeguaychú, que es una de las más altas expresiones de madurez política argentina: democracia directa, transversalidad.

Nuestra palabra fundamental es la Unidad , recomponer esta Argentina partida en múltiples partidos o pedacitos. Hay que terminar con la desconfianza, hay que mirar los grandes enemigos que tenemos por delante. Para qué, para lograr una Argentina inclusiva. El día que invitemos a todos los sectores a participar, a protagonizar la lucha en contra de los Menem y los Kirchner que mandaron al pueblo a casa y lo desmovilizaron, empezarán los cambios. Y no habrá transformación real en América Latina, ni se arrebatará el poder a las grandes corporaciones, sin el compromiso activo y organizado de la gente, sin que este pueblo gane la calle.

Entonces, lo que queremos es una América unida desde Cuba hasta la Patagonia , cada uno con su independencia de casa para adentro. Y que ese bloque se constituya como un nuevo factor de poder mundial, que sea un polo de poder pero que trabaje realmente por la paz, por la autodeterminación de los pueblos y en contra de la contaminación ambiental, entre otras cosas.

-El peronismo para vos fue un punto de partida, ¿cuál fue luego el recorrido y cuál es hoy el punto de llegada?

-Mirá, a mi nunca me gustaron los encasillamientos, siempre me parecieron obra de la inseguridad y de la debilidad decir: yo soy marxista, yo soy tal cosa o yo soy la otra, y si sos puro o no puro por si lees Marx en alemán. ¡Ah! ¿no lo leíste en alemán? no sos marxista genuino. Un disparate. No, no soy nada sectario y he leído y aprendido un poco de todo. A mi lo que me guía es la construcción de un proyecto y de una política en beneficio de los intereses de la Nación , de nuestra independencia, para trabajar a fondo con una política de integración latinoamericana, para la construcción de Sudamérica, para hacer del espacio latinoamericano no un mercado, sino una confederación de naciones, o de repúblicas, con sus instrumentos, con sus estatutos políticos, su parlamento y con grandes proyectos de integración económica y tecnológica.
Entre todos podríamos construir una gran compañía de aviación, solos, a lo mejor no es rentable, grandes empresas públicas latinoamericanas o multinacionales latinoamericanas para el transporte, la energía, proyectos para la integración e investigación científica, muchas cosas podemos hacer.

Por qué no incluís en tu discursos, como todos los demás candidatos, el recurrente tema de la “seguridad”?

– ¿Por qué no la incluyo? Porque lo de la seguridad es como obvio. ¿Cuándo se multiplicó el delito en la Argentina ? A partir de las recetas neoliberales. Mientras haya doce millones de pobres, es decir, un tercio de la población bajo la línea de pobreza, y todas las atrocidades de las que venimos hablando, por supuesto que va a seguir existiendo el delito, y eso no se puede combatir con represión, eso es una barbaridad, una medida de tipo salvaje. Por el contrario, es con políticas de integración activa de los sectores indigentes y marginados, como se debe atender el problema.
También meterse de lleno con el tema de las cárceles y ocuparse de esas prisiones encubiertas que son los manicomios. Es aberrante lo que sucede aquí, cuando todas las técnicas nuevas de psiquiatría en el mundo incorporan al disminuido o al diferente y lo integran a la sociedad.

-Si hoy hicieras ficción, ¿cuál sería el tema de esa película?

-Tengo una, es sobre San Martín en Cuyo. El tema: Si se puede o no se puede.
Porque todo el llamado progresismo y traidores de los años noventa instalaron la cultura de la derrota, ellos explicaban y sostenían que no se podía: “Resignate, no seas boludo que se va el tren”. “¡Se va el tren! Correlo, al último vagón, ¡subite!, no seas tonta”.

Sin embargo, en las peores circunstancias internacionales, latinoamericanas y nacionales San Martín siguió adelante con su proyecto de construir el Ejército de los Andes. Año 1815, derrota de Waterloo, restauración monárquica, la Santa Alianza , vuelve Fernando VII, una expedición española al mando de Morelos tomó Cartagena y Caracas, Bolívar escapa. Y San Martín en Cuyo, una aldea, esperando que Buenos Aires le envíe recursos. Carlos María de Alvear le dice: “no hay recursos, no hay plata”, y además lanza una proclama: “Estas provincias quieren pertenecer a Gran Bretaña”.

Fue en esas circunstancias cuando San Martín dijo: “Contaremos con nuestras propias fuerzas”. Convocó un Cabildo Abierto y ordenó: “Desde mañana ganamos la mitad, y la otra mitad va para la construcción del ejército”. Y en esa aldea, con los pobres talleres y fraguas de Mendoza construyeron los cañones, los sables, los fusiles, la pólvora, y experimentaron cómo hacer para mantener los alimentos, que no se les pudrieran para las varias semanas que llevaría el cruce de los Andes.

¿Sabés en cuánto tiempo hicieron eso?¡En dieciocho meses!, armaron un ejército de 4500 hombres. Y para una aventura, porque la mitad lo veía como una aventura descabellada. Nadie cruzó una cordillera tan alta, ni siquiera Napoleón. Ellos cruzaron los Alpes, no los Andes. Y encima tenía que vencer a los españoles del otro lado. Cinchar a la tropa y que te dé bola. Ese San Martín de treinta y cinco años. ¡Ese es un loco!, decían. Ese era el debate. Y si eso lo repetimos a lo largo de la historia, vemos que la Argentina se hizo con grandes desafíos y grandes epopeyas.

Como la Revolución Cubana , que fue otro “se puede”. Pensá que no eran más de ochenta para asaltar el cuartel Moncada, y quedaron doce, los masacraron en el desembarco y se fueron a la Sierra Maestra. Comparalos con los flanes que tuvimos acá en los 90. Cómo que no se puede, quién dijo que no. Si la historia de nuestra América lo revela de modo contundente: Sí, se puede.

Por Patricia Chapitel y Oscar Castelnovo

Textual

“El director de cine es un organizador, en la Argentina sobre todo, es una mezcla de productor y poeta, de pájaro de cabeza artística y de administrador y generador de recursos. Un rodaje lleva entre cuarenta y cincuenta días en una película de ficción, y está estudiado día a día lo que se va a hacer, la cantidad de planos, los que van a actuar cada día, porque a lo mejor al siguiente no pueden porque esos actores trabajan en otra parte. Y a la vez, hay que dirigir a un equipo que nunca son menos de treinta, cuarenta personas o cien. Estás obligado a trabajar con gente, que son humanos, que tienen conflictos, que nunca sabés si al día diecisiete de rodaje o el treinta y cuatro, cómo van a estar. Tampoco sabés de qué humor vas a estar vos. Por lo tanto, el director de cine tiene que desarrollar una enorme capacidad, no solamente administrativa, para que no se le agoten los recursos en la primera semana de rodaje, sino que al mismo tiempo tiene que encender los motores del equipo, los motores emocionales de los actores, contenerlos de sus crisis, de sus histerias. El director de cine es múltiples oficios. Y al mismo tiempo te proponés nada menos que inventar una realidad que no existe”.

Balas contra verdad

¿En qué con contexto sufriste el atentado?
Fue 1991, eran los tiempos de José Pepe Estensoro, gerente y descuartizador de YPF. Una de las primeras medidas que tomó fue pasar para su petrolera personal, tres áreas de YPF, cotizadas a un precio ridículo, al 2 por ciento del valor de sus reservas. Las tres están en el Estrecho de Magallanes. Yo fui uno de los que lo denunció, y me puso dos juicios por calumnias e injurias, para amedrentarme, finalmente lo perdieron, y se retiraron de los juicios. Inmediatamente vino el atentado.

-Era el padre de María Eugenia Estensoro, quien hoy acompaña a Lilita Carrió para futura senadora…
-Sí, el mismo.

Cine y obra

Los hombres que están solos y esperan (aún in estrenar); Argentina latente (2006), La dignidad de los nadies (2005), Memoria del saqueo (2003), Afrodita, el sabor del amor (inconclusa – 2001) , La nube (1998) , El viaje (1990) , Sur (1987), El exilio de Gardel (Tangos) (1985) , Los hijos de Fierro (1975), Perón: Actualización política y doctrinaria para la toma del poder (no estrenada comercialmente – 1971) , Perón, la revolución justicialista (no estrenada comercialmente – 1971) , Argentina, mayo de 1969: los caminos de la liberación (no estrenada comercialmente – 1969) , La hora de los hornos (1968) , Reflexión ciudadana (corto – 1963), Seguir andando (corto – 1962)

Anuncios
 
A %d blogueros les gusta esto: